¿Eres antiguo cliente de Plazo? Accede aquí

Inicio / Blog / Controla tus gastos diarios y mejora tu bienestar financiero

Controla tus gastos diarios y mejora tu bienestar financiero

Uno de los grandes quebraderos de cabeza que tenemos todos es el control de gastos en el hogar. Seguro que más de una vez has tenido la sensación de no saber por dónde se te escapa el dinero. Por eso, desde Plazo hemos preparado una serie de consejos que te ayudarán a organizar y a tener un mayor control sobre el dinero que sale de tu bolsillo en tu día a día. Al fin y al cabo, tener una economía doméstica saneada es clave para aumentar tu ahorro y mejorar tu bienestar financiero y, para ello, es importante hacer un seguimiento exhaustivo.

Controla tus gastos diarios y mejora tu bienestar financiero

Gastos imprescindibles e ineludibles

Hay gastos que, nos guste o no, son imprescindibles e ineludibles. ¿Cuáles son? Pues el alquiler o la hipoteca, las cuotas mensuales para la devolución de préstamos, la luz, el agua, el gas, los seguros, el transporte, la comida, etc. Llevar un control exhaustivo de estos gastos imprescindibles te ayudará a tener una mejor visión de conjunto del estado de tu economía doméstica. Para ello, créate una plantilla de Excel o coge un boli y un cuaderno. Enumera cada uno de estos gastos y suma el total.

Si lo haces de manera regular, tendrás una mejor visibilidad de tus gastos mensuales fijos. Podrás detectar variaciones que te ayuden a identificar, por ejemplo, un aumento en el gasto en alimentación, y tomar medidas para reducirlo. Para tener una economía doméstica saneada, este tipo de gasto ineludible no debería superar el 50% del total del dinero que se te va cada mes.

Tus gastos personales

¿Sabes cuánto dinero destinas al mes en gastos personales? Hablamos de gastos no imprescindibles para el día a día, como pueden ser el que te generan tus hobbies, actividades de ocio, como comer fuera, ir al cine, al teatro, las compras de ropa, de cosméticos y cualquier capricho que te des. Este tipo de gasto muchas veces se nos va de las manos y conviene controlarlo de cerca. Nuestro consejo es que hagas un seguimiento mensual, de manera que veas cuánto has gastado, lo que te permitirá observar cuándo has gastado más y cuándo lo has limitado. Lo ideal es que no superen el 30% de tu gasto mensual total.

Tus ingresos frente a tu gasto total

Una vez sepas cuánto suman los dos apartados anteriores -los gastos imprescindibles e ineludibles y tus gastos personales- réstalo a los ingresos mensuales de tu hogar. ¿Te queda algo o te has gastado todos tus ingresos? Todo el dinero sobrante es el ahorro. Si eres capaz de no gastar un 20% de estos ingresos, tu capacidad de ahorro te permitirá afrontar proyectos personales futuros, ya sea un viaje, una vivienda nueva, un coche, etc., o también imprevistos. Si no llegas al 20%, ahora que tienes un mayor control, ajusta tu gasto e intenta ahorrar el 20% del dinero que entra en tu casa cada mes. Verás que, con un poco de disciplina, es posible.

La regla de una economía doméstica saneada

Recuerda que la regla de oro de una economía doméstica saneada es mantener ese equilibrio:

50% de gastos imprescindibles, 30% de gastos personales y 20% de ahorro.

Si aplicas estos porcentajes a tus ingresos, tendrás el presupuesto que debes destinar a cada cosa. Por ejemplo, si vives en pareja, y entre los dos ingresáis 3.000€ al mes, no deberíais gastar más de 1.500€ en gastos imprescindibles. El máximo que deberíais destinar a gastos personales sería de 900€ y os deberían sobrar 600€ de ahorro. Es así de fácil.

Además, ya sabes, con Plazo es más fácil ahorrar en tu día a día. Si aún no dispones de una cuenta Plazo, descárgate ya tu app y empieza a disfrutar de todas las ventajas y recompensas.

Volver al blog