¿Eres antiguo cliente de Plazo? Accede aquí

Inicio / Blog / ¿Cómo ahorrar evitando gastos hormiga?

¿Cómo ahorrar evitando gastos hormiga?

Los gastos hormiga 🐜 son muy habituales en nuestro día a día y, aunque son de escasa cuantía, en su conjunto representan una cantidad notable de dinero que puede mermar nuestra capacidad de ahorrar. Desde el café ☕ para llevar, esa cañita 🍺 a media tarde o una plataforma de streaming que no vemos desde hace meses. Identificar y suprimir estos gastos mejorará nuestro ahorro de manera inmediata.

¿Cómo ahorrar evitando gastos hormiga?

Los gastos hormiga son gastos que se repiten regularmente y que realizamos de forma casi automática, sin apenas pensar en ellos, por eso muchas veces pasan desapercibidos.

Suelen ser gastos de poca cantidad de dinero. Ahora bien, la suma total de todos ellos es considerable. Por este motivo hay que detectarlos y, en la medida de lo posible, suprimirlos.

Identificarlos, analizarlos y reemplazarlos por alternativas gratuitas o más baratas será la clave para tener una mejor salud económica.

Como decíamos, los gastos hormiga son aquellos que representan una pequeña cantidad de dinero y que llevamos a cabo casi sin pensar en ellos, de forma automática, de manera repetida. Por eso, muchas veces pasan desapercibidos y tomamos la decisión de ahorrar eliminando gastos mayores, como la academia de inglés o el gimnasio, cuando en realidad la suma de estos pequeños gastos hormiga representan cantidades más altas y, en muchos casos, mucho más prescindibles.

Características de los gastos hormiga

Estos gastos son mucho más habituales de lo que imaginamos. Ese es el problema, que euro a euro, nos encontramos a final de mes con que nos hemos gastado entre 100 y 200 euros en bienes y servicios que no tienen demasiado sentido.

🕐 Son gastos que se producen con periodicidad, pueden ser mensuales, semanales o incluso de todos los días.

♻️ Son totalmente prescindibles y se pueden sustituir por otros a menos coste e incluso de manera gratuita.

🤔 Los realizamos sin parar a pensar en ellos, de forma automática, rutinaria e incluso de forma impulsiva.

💶 Son gastos de pequeña cantidad de dinero, pero euro a euro al final la cantidad es elevada.

✍️ No suelen ser contabilizados a la hora de organizar nuestras finanzas personales, aunque tienen mayor impacto del que pensamos

Ejemplos de gastos hormiga y trucos para reducirlos

Aunque en un principio pueden pasar desapercibidos, detectarlos es fácil con estos ejemplos:

Productos que no están en nuestra lista de la compra 🛒: cada vez que vamos al supermercado la tentación es grande. Elabora una lista de lo que realmente necesitas y cíñete a ella. Y olvídate de ir al súper con hambre.

Cuotas mensuales por determinados servicios 📺: aquí hay que aclarar que habrá que tener en cuenta cuáles de estos servicios realmente son utilizados y cuáles no. Por ejemplo, si vemos Netflix todos los días, puedes seguir manteniendo este servicio, pero, si la temporada de tu serie favorita en otra plataforma de streaming ya ha terminado, puedes paralizar los pagos hasta la próxima temporada.

Compras online 🛍️: consultar constantemente páginas web de compras nos lleva a comprar cosas que realmente no necesitamos. Por eso, utiliza la técnica de los 7 días. Elige lo que te apetece, tómate 7 días de reflexión y si pasado este tiempo realmente lo sigues queriendo, adelante. Si no, evitarás otro gasto superfluo.

Comida y bebida🥤: aquí se puede sacar mucho partido al ahorro. Ese café para llevar, la cañita de la tarde, las cenas a domicilio, esas patatillas a media mañana. No son más que antojos. Elimina los que puedas o sustituyelos por opciones más baratas y saludables. Por ejemplo, llévate el termo de café o la botella de agua de casa, utiliza más tupper y reemplaza la bolsa de patatas por fruta.

Gastos en transporte ⛽: el transporte público siempre es una opción más económica que el coche particular, más ahora, tal y como está la gasolina. Y piensa que muchas veces podemos cubrir muchos trayectos a pie o en bicicleta, que es más barato y sano. Si no te queda otro remedio que usar el coche, recurre a las gasolineras con mejores precios.

Suministros💡: son otros de los principales gastos hormiga. Consulta las facturas de luz, gas, teléfono o internet. Lleva un control de lo que gastas, adecua tus tarifas a tu consumo real y en caso de que lo consideres, cambiate de compañía por una más barata.

Vicios y caprichos 🍷: el alcohol, el tabaco, la comida basura, aparte de malos hábitos para la salud, también lo son para el bolsillo. Trata de reducirlos al máximo.

Comisiones bancarias 💸: las comisiones bancarias por utilizar la cuenta, por retirar dinero en cajeros, por la tarjeta de crédito o débito pasan muchas veces inadvertidos. identifícalos y trata de atajarlos.

Ahorra con Plazo

Una vez que ya sabemos lo que son y cómo identificar los gastos hormiga, es cuestión de ser metódico, organizado y aprender a mantenerte alejado de las tentaciones. Una buena manera de acabar con estos pequeños gastos es utilizando todas las ventajas de la tarjeta Plazo.

✖️ Con Plazo no pagas comisiones, cero gastos.

💰 Recibes recompensas por los pagos que realizas

📱 Llevas un registro y control total de todos los gastos desde la app.

Volver al blog