¿Eres antiguo cliente de Plazo? Accede aquí

Inicio / Blog / 6 consejos para ahorrar luz

6 consejos para ahorrar luz

Una de las grandes preocupaciones que todos tenemos es ahorrar luz. Más aún, ahora que la factura de la luz está por las nubes. Ya sabes que en Plazo siempre buscamos la manera de ayudarte a ahorrar. Por eso hemos preparado unos consejos que te pueden ser muy útiles para ahorrar energía y, al mismo tiempo, cuidar de nuestro planeta.

Ahorra luz

1. Revisa tu gasto en luz

Si eres de aquellas personas que cada año pagan más por la electricidad, te recomendamos que revises a fondo tu factura y tu gasto en luz. Ten en cuenta que las compañías eléctricas actualizan sus ofertas y ofrecen nuevas tarifas de lulz que pueden ajustarse mejor a tu consumo real, pero si no tomas la iniciativa, por sí mismas las compañías eléctircas no actualizarán sus condiciones. Deberás solicitarlo formalmente.

2. Ahorra luz consumiendo en horas valle

Algunos tipos de tarifa eléctrica incluyen una discriminación horaria. Es decir, el precio del kWh depende del horario de consumo de luz. Si ese es tu caso, te conviene utilizar aquellos electrodomésticos que consumen más electricidad -la lavadora, la plancha, la vitrocerámica etc.- en horas valle.

¿Cuándo merece la pena contratar una tarifa eléctrica con discriminación horaria? Las tarifas con discriminación horaria permitan ahorrar luz cuando tu consumo en horas valle es superior al 33% del total de electricidad que gastas. Si no puedes cuadrar los horarios, quizás debas considerar contratar un tipo de tarifa fija, sin discriminación horaria.

3. Reduce tu consumo eléctrico usando lámparas LED

Todos hemos incorporado las bombillas LED a nuestros hogares, aunque es cierto que siempre queda alguna lámpara suelta por casa que continúa teniendo una bombilla de las de toda la vida. Aunque las bombillas LED son algo más caras, son muy recomendables para reducir el consumo eléctrico.

4. Apaga las luces y desconecta los aparatos que no uses para ahorrar luz

Te parecerá un consejo muy evidente, pero a todos se nos olvida a veces apagar el interruptor cuando salimos de una habitación. Estar un poco atento no cuesta nada y el ahorro de luz está asegurado si no dejas luces encendidas. Lo mismo aplica a todos aquellos aparatos que no uses, como por ejemplo la televisión. Desconéctala del todo al apagarla. Si queda encendida la lucecita roja, continúa consumiendo electricidad. Procura, además, no dejar cargadores conectados a los enchufes, ya que también gastan luz.

5. Ahorra luz, utilizando baterías recargables

Es verdad que los tiempos han cambiado mucho, y ya casi todos los aparatos electrónicos incluyen baterías recargables. Si todavía te queda por casa algún dispositivo que funcione a pilas, nuestro consejo para ahorrar luz es que las cambies por unas recargables. Procura, además, cargar tus aparatos electrónicos o pilas recargables cuando se hayan agotado.

6. Reduce el consumo eléctrico controlando la temperatura de casa

Este también puede parecer un consejo más que evidente a la vez que a menudo nada fácil de cumplir, especialmente después de un verano como el que hemos vivido este año, con unas olas de calor que nos han hecho sudar la gota gordo. Sin embargo, controlar la temperatura en casa es clave para reducir el consumo eléctrico. En verano, evita poner el aire acondicionado a todo trapo y procura mantener una temperatura de unos 26 grados. Para evitar que se caliente la casa, ventila por la noche y a primera de la mañana, y el resto del día baja las persianas y mantén las ventanas cerradas.

En invierno, no abuses de la calefacción, procura cerrar los radiadores de aquellas habitaciones que no estés usando y mantén las puertas cerradas. Además, no es necesario ir en manga corta. Basta con abrigarte un poco más para no pasar frío sin tener que subir la calefacción.

Ahorra luz y ahorra en tu día a día

Ahora que ya sabes cómo ahorrar luz, no olvides que con Plazo también ahorras en tu día a día. Si aún no tienes una cuenta, no esperes más. Descárgate la app y mejora tu bienestar financiero.

Volver al blog